Practicistas de la Ciencia Cristiana:
 
 
     Los Practicistas de la Ciencia Cristiana son personas dedicadas tiempo completo a brindar tratamiento de curación mediante la oración. También pueden responder a preguntas sobre la Ciencia Cristiana.
 
     Puedes encontrar un listado de Practicistas de la Ciencia Cristiana que hablan español en las páginas finales de la revista El Heraldo de la Ciencia Cristiana, y que también se publica en su sitio web en forma de PDF, aquí. Además, las páginas finales de la revista The Christian Science Journal incluyen un directorio mundial con practicistas, maestros, iglesias, salas de lectura, enfermeros, etc., que también se puede consultar aquí.
 

Los servicios de un practicista de la Ciencia Cristiana incluyen:

• Dar apoyo por medio de la oración, cuando así se lo solicite, para la resolución y curación de cualquiera de los desafíos que se nos presenten en la vida: físico, financiero, emocional, etc. Esta oración se basa en la Biblia, tal como se explica en Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras por Mary Baker Eddy, fundadora de la Ciencia Cristiana;

• Responder con cuidado cristiano y certeza espiritual;

• Hacer recomendaciones cuando sea apropiado, para el estudio de las Escrituras, los escritos de Mary Baker Eddy y otros escritos de la Ciencia Cristiana que respaldan un mejor entendimiento de la relación de cada persona con Dios;

• Responder preguntas acerca de Dios, Cristo Jesús y la Ciencia Cristiana cuando sea apropiado;

• Visitar a la persona que solicita la ayuda por medio de la oración cuando sea posible y apropiado.


Los servicios de un practicista de la Ciencia Cristiana no incluyen:

• Ninguna forma de tratamiento psicológico, como son, por ejemplo, el asesoramiento o la terapia;

• Utilizar cualquier forma de tecnología o tratamiento médicos, entre ellos: diagnósticos, pronósticos, medicamentos (recetados, a base de hierbas, productos basados en vitaminas o remedios), o terapia física; pero él o ella podrá documentar afecciones que se hayan informado a algún seguro;

• Cualquier forma de contacto físico o medidas terapéuticas, como son la imposición de manos o la manipulación;

• Dar consejos sobre, o asumir cualquier tipo de responsabilidad, por cualquier decisión de vital importancia, entre ellas, decisiones sobre finanzas, atención a la salud o cuidado físico;

• Dar consejos o interferir con la decisión de la persona sobre el uso de atención médica;

• Afirmar que posee algún poder personal para sanar (Dios es la fuente del poder sanador);

• Cualquier uso de una fórmula para la oración.


Fuente: Oficina de Actividades de Practicistas de la Ciencia Cristiana. The First Church of Christ, Scientist. Marzo de 2015.